21 de Noviembre de 2017

La mamá está mejor preparada

La mamá está mejor preparada
El segundo embarazo es diferente al primero en muchos aspectos: físicos, emocionales y psicológicos.
Existe una aproximación psicológica diferente con el segundo hijo, porque sabes que es lo que te espera y eso podría convertirse en una ventaja. Conocer el proceso te permitirá anticiparte, planificarlo mejor, experimentarlo con mayor tranquilidad y en definitiva, disfrutarlo más.
Por otro lado, si en el primer embarazo hubo complicaciones o fue problemático, es probable que la futura mamá sienta miedo durante el embarazo por tener que enfrentarse de nuevo a los trastornos o complicaciones del primer parto.
Con el segundo embarazo no tienen porqué repetirse los problemas, complicaciones o trastornos experimentados con el primer hijo, en realidad, cada embarazo es una historia diferente.
Además, el intervalo entre los embarazos es importante para la salud de las madres, ya que les permite recuperarse de cada proceso y del parto, así como del esfuerzo que requiere la atención del bebé.
 
En cualquier caso la futura mamá está mejor preparada físicamente en el segundo embarazo, ya que con el primer hijo su organismo se adaptó a las modificaciones hormonales y mantiene el recuerdo para las siguientes gestaciones.
Así, tras el segundo embarazo los tiempos de adaptación y de reacción del cuerpo de la mujer se reducen a la mitad, los trastornos típicos del embarazo disminuyen, los tejidos son más elásticos, queda la movilidad ósea, el cuello del útero es más blando y los tiempos del trabajo y de la expulsión también se disminuyen prácticamente a la mitad.
Podría resultar útil seguir de nuevo (o por primera vez) un curso de preparación al parto, sobre todo si existen varios años de diferencia entre el primer y el segundo hijo.
Aunque todo se desarrolla con más espontaneidad, se trata de una ocasión para conocer mejor el ambiente en el que vas a dar a luz, así como de “repasar” o aprender los ejercicios y las técnicas para afrontar el parto con total seguridad y tranquilidad.
Parece que con el segundo embarazo todo son ventajas y mejoras, pero hay que tener en cuenta que se añaden otras dificultades: con dos hijos, la felicidad se multiplica por dos, pero también el trabajo y los quehaceres.
¡Disfruta esta nueva etapa como madre y mujer!

Comentarios