23 de Noviembre de 2017

Llévalo a su recámara

Llévalo a su recámara
He aquí dos divertidas actividades que le ayudarán a tu hijo a liberarse de este miedo:
El juego del “cucu” es perfecto para que el niño aprenda que si no estás presente no significa que lo abandones.
La dinámica comienza así:
1. Cuando el pequeño esté sentado en su silla o en los brazos de su papá, corre a esconderte detrás del sofá.
2. Deja pasar unos segundos y vuelva a aparecer. Sonríele y dile “cucu”.
Si el temor se presenta al momento de ir a la cama lo mejor será que realices el “recorrido de las buenas noches”:
– Mímalo entre tus brazos, mientras le cantas una breve canción.
– Acércate a sus juguetes preferidos y uno a uno dale las buenas noches.
– Después, comienza a mecerlo y apoya su cabeza en tu brazo izquierdo. El balanceo favorecerá al sueño. Coloca al bebé en la cuna y procura que sus pies toquen los barandales, ya que así sentirá mayor estabilidad.
– Una vez en la cuna puedes darle un masaje con movimientos rotatorios desde su cuello hasta su pancita y desde sus manitas hasta los hombros.

Comentarios