23 de Noviembre de 2017

 Cómo llevar a tu chica a la cima del placer en tan solo 15 minutos

Las mujeres tardan de media unos 20 minutos en alcanzar el orgasmo y este se suele producir en un 65% de los encuentros. La ausencia de clímax durante el sexo es una de las causas más comunes de la insatisfacción sexual femenina, ¿Existe una solución que dé un vuelco a estas estadísticas?
Si realmente la hay, el primer paso debería consistir en quitarnos de la cabeza este tipo de preocupaciones que pueden transformarse en toda una obsesión. Los hombres cargan sobre sus hombros con la injustificada obligación de ser los únicos responsables del máximo placer de sus parejas. Basta, sin embargo, preguntarles a ellas para saber que si el estrés o ciertas inquietudes se han instalado en su mente, alcanzar el orgasmo puede resultar complicado, por mucho afán que uno ponga en la cama.
Haz que se sienta cómoda mientras la desnudas. Es un condicionante crucial para que el clímax emerja de forma natural
Esa presión que sobra puede transformarse, sin embargo, en una energía provechosa incorporando una dinámica tan estimulante como es la del juego. Tomando esta perspectiva, la revista 'Men’s Health' propone a los hombres un lúdico desafío: el de ayudar a sus compañeras a reducir a quince minutos el ansiado momento de espasmo. Para echar una mano a los varones en esta tarea, desde el medio nos facilitan algunas recomendaciones extraídas de varios estudios y de los consejos de expertos.
Aprovecha ya desde los pre-preliminares: ¿llevarla a ver su espectáculo favorito? ¿Una cena en un restaurante que a ambos os interesa? Se trata del primer paso para huir del desasosiego cotidiano que debe quedar fuera de las sábanas. Unas cuantas risas compartidas (el humor es un conocido afrodisíaco) y un poco de alcohol en cantidades moderadas prepararán el ambiente ideal para que el 'final countdown' que ahora empieza se concluya en la cúspide del placer. ¿Estás preparado?
15 minutos
Emplea los tres primeros minutos en compartir un intenso momento de contacto oral. Los besos reducen de un modo considerable los niveles de cortisol, la hormona que se libera como respuesta a ese estado que queremos eliminar de su mente: el estrés.
Los besos no solo deben centrarse en su boca, sino también en una zona erógena y accesible como es su cuello. Desde ahí, ve quitándole una prenda cada vez, acariciando las partes de su cuerpo que van quedando desnudas y haciéndola sentir cómoda durante el sensual proceso. Según un estudio de la Universidad de Cincinnati, que una mujer se sienta a gusto tal y como vino al mundo es un condicionante crucial para que el clímax emerja de forma natural.
12 minutos
Un pequeño momento de parón. A pesar de que se encuentre casi desnuda, permite que la barrera de la ropa interior permanezca durante unos minutos más. Que el contacto no sea todavía íntimo acentúa el deseo: “Céntrate en la construcción de una expectativa en vez de ir a la estimulación directa”, recomienda la sexóloga Paula Hall.
Una de las mejores técnicas para el sexo oral es el método Kivin, que combina la estimulación del clítoris con la zona del perineo
Es el momento del dulce engaño, de aparentar que tienes todo el tiempo del mundo a pesar de que los segundos jueguen en tu contra. Tantea sus partes más recónditas desde la frontera de los tejidos. Acaba rebasándola sin destruir el frágil muro de seda o algodón, pasando, simplemente, una mano por debajo. Si siempre te preguntaste por qué muchas mujeres se fijan tanto en esta extremidad masculina, aquí tienes la respuesta: adoran sentir que un hombre es diestro manejándolas.
10 minutos
Según el Instituto Masters & Johnson, para un 80% de las mujeres el sexo oral es la vía más segura para alcanzar el clímax. Con el fin de hacer aún más efectiva esta técnica, desde 'Men’s Health' nos recomiendan emplear el así llamado método Kivin.
Utiliza dos dedos para separar la parte de piel que cubre su clítoris y empla tu lengua de uno a otro lado. Con uno de tus pulgares ejerce, al mismo tiempo, una leve presión sobre la zona del perineo (la que se encuentra entre la vagina y el ano). Incrementa poco a poco la velocidad. Gracias a esta técnica muchas mujeres experimentan un orgasmo más intenso, generado por la conexión nerviosa que existe entre estas dos zonas del cuerpo. Cuando sientas las esperadas contracciones preorgásmicas habrá llegado el momento de dar un paso más allá.
7 minutos
Llegados al instante de máximo contacto la pregunta se hace patente: ¿qué postura se presenta como la más efectiva? La blogger experta en sexo Emma Taylor ofrece su particular recomendación: opta por la técnica de alineamiento coital.
Las mujeres detestan los cortes. Los cambios nos distraen y devuelven la estimulación al punto de partida
Se trata de una variación de la postura del misionero, solo que en lugar de la penetración, el hombre estimula con su miembro el clítoris de la mujer. En lugar de realizar un movimiento de dentro hacia afuera, como en el sexo vaginal, el movimiento es de abajo hacia arriba. Muchas mujeres sienten además un mayor placer si rodean con sus piernas a su pareja. Se trata de una posición ideal para aquellas féminas cuyos orgasmos son mayormente clitoridianos, que, por otra parte, suelen ser la mayoría.
1 minuto
Si todo marcha como la seda, deja que las cosas sigan así. Ella no necesita una sorpresa final para que el encuentro se intensifique: “Las mujeres detestan los cortes. Los cambios frecuentes nos distraen y devuelven nuestra estimulación al punto de partida”, recuerda la doctora Joni Frater, autora del libro ‘Love Her Right’.
No te martirices si lo que aquí te hemos contado no funciona a la primera. Aprende de cada encuentro. Cada compañera es un mundo y las pequeñas variaciones que las conducen hacia el orgasmo no pueden ser exploradas en una única noche. Considera estos pasos como una mera guía que contiene las instrucciones para un insólito juego. ¿Una nueva oportunidad? Toma una profunda bocanada y a empezar de nuevo. ¿Estás listo?
Fuente: elconfidencial / MF

Comentarios