24 de Febrero de 2018

 Conoce la mejor forma de guardar los tomates frescos

 Conoce la mejor forma de guardar los tomates frescos
La forma más apropiada para guardar tomates frescos depende de la madurez del tomate. Los tomates maduros deberían ser guardados sin mayores complicaciones; mientras que los tomates verdes o sin madurar requieren un poco más de trabajo para promover la maduración. Los tomates pasados también tienen sus propios requerimientos de almacenado.
Ya sea que compres los tomates en el mercado o que los cultives en el jardín, aún así debes observar las técnicas de guardado apropiado para preservar la calidad de la fruta por la mayor cantidad de tiempo.
Tomates maduros
Los tomates frescos, maduros, comprados de la tienda o cultivados del jardín se guardan mejor a temperatura ambiente y no deberían ser refrigerados. Las temperaturas menores a 55 F (13 ºC) causa que la textura de esta fruta se torne esponjosa y puede llevar a la pérdida de sabor. Deberían ser consumidos dentro de 2 o 3 días de la compra o cultivo para su mejor calidad. Guarda los tomates lejos de la luz directa del sol con el lado del tallo hacia arriba para evitar el reblandecimiento.
Algunas variedades de tomate, tales como la madurada en la planta, los racimos, cherry y Roma han sido cultivados con características que extienden su vida útil. Estos tomates, aunque sean comprados del mercado, pueden ser guardados a temperatura ambiente por hasta 5 días antes de su consumo.
Tomates verdes
Los tomates verdes requieren un aspecto de guardado diferente a los maduros. Para ellos cubre una caja de cartón con periódico y coloca los tomates en una capa sola sobre el papel con el tallo hacia abajo. Guarda los tomates en un lugar fresco pero no frío hasta que se tornen completamente rojos.
Los tomates verdes también pueden ser guardados en una bolsa de papel con el tallo hacia abajo. Coloca una manzana madura a la bolsa para acelerar el proceso de maduración. Cuando los tomates estén rojos por completo pueden ser guardados como tomates maduros.
Tomates pasados
El único momento en que se recomienda refrigerar los tomates es si están pasados, factor indicado por una carne un poco suave y color muy rojo. La refrigeración puede preservar este tomate en esta condición por unos días adicionales y la pérdida de sabor será mínima siempre y cuando no se guarde por más de 3 días.
Para guardar tomates pasados en el refrigerador, colócalos en una bolsa de papel o plástico para reducir la pérdida de agua. Corta algunas ranuras en la bolsa y luego ponlos en el cajón de los vegetales. También pueden ser guardados en contenedores de plástico si se compraron del mercado en esta forma.
Saca el tomate de la heladera al menos una hora antes de comer y déjalos llegar a temperatura ambiente para recobrar un poco del sabor.
Fuente: eHow
RA

Comentarios