15 de Agosto de 2018

Técnicas de reproducción asistida

Técnicas de reproducción asistida
De acuerdo con el doctor Abraham Martínez Ruiz, la infertilidad secundaria consiste en tener un bebé y querer embarazarse de nuevo sin lograrlo. Esto cuando ya ha pasado un año de tener vida sexual regular sin protección. “El hecho de no embarazarte y tener pérdidas de repetición también es considerado infertilidad”.
“En el INSEMER cerca de un 30% de las parejas acude con nosotros por problemas de infertilidad secundaria sin causa aparente, pero otras acuden por haberse ligado las trompas de Falopio y en el hombre por haberse hecho la vasectomía. Este tipo de casos se tratan con fecundación in vitro, pero hay que considerar el tiempo de haberse ligado, si la mujer ya tiene más de 5 años de haberse realizado este procedimiento entonces sí se afecta la calidad de los óvulos.
“En el hombre hablamos de 6 a 8 años de haberse hecho la vasectomía, pues la calidad espermática se ve afectada” añade el especialista.
El Dr. Abraham Martínez invita a las lectoras de Mi bebé y yo a buscar información y ayuda profesional:
“Cuando una pareja tiene un año de vida sexual regular, sin uso de métodos anticonceptivos y no logran embarazarse hay que buscar ayuda, pero si ella ya tiene más de 35 años a los 6 meses de no concebir, hay que acudir a un centro de reproducción con un médico especialista, no sólo con el ginecólogo de cabecera. No traicionas a tu ginecólogo por buscar ayuda, acude a un biólogo de la reproducción y mejor aún si pertenece a un centro de reproducción donde te atenderán en el mismo lugar, porque el tiempo de espera es uno de los factores más importantes en el tratamiento”.
En cuanto a los costos, el doctor Martínez Ruiz indica que no son tan altos como muchas parejas creen.
Son el conjunto de procedimientos en donde los óvulos y/o espermatozoides, son tratados en un laboratorio para mejorar su capacidad fecundante. Como consecuencia de esto, los embriones obtenidos son cultivados y desarrollados bajo condiciones controladas dentro de una incubadora, mejorando considerablemente su capacidad de implantación en el útero.
Existen técnicas de baja y alta complejidad, que comprenden:
1. Inseminación intrauterina
2. Fecundación in vitro
3. Microinyección intracitoplasmática
4. Hatching asistido
5. Diagnóstico genético pre-implantatorio (DGP) y donación de óvulos, entre otras.
Si buscas un nuevo embarazo o el primero, acude a un centro especializado donde pueden darte toda la orientación que necesitas.
Con información del Dr. Abraham Martínez Ruiz, director médico de INSEMER México.

Comentarios